Claves del nuevo sistema de medición de la electricidad

Ya nada será igual en el recibo de la luz desde el próximo mes de abril. El hasta ahora vigente sistema de subastas que fija las tarifas eléctricas pasará a mejor vida y será sustituido por otro modelo más innovador, que basará su importe en relación a cómo cotiza la electricidad en el mercado mayorista en ese momento. De esta forma, el precio voluntario para el pequeño consumidor (PVCP) sustituye a la antigua tarifa de último recurso (TUR), que afecta a la factura eléctrica de unos 16 millones de consumidores, con una potencia contratada de menos de 10 kilovatios, y que supone cerca de la mitad de lo que pagan por la luz hasta ahora. El cambio será efectivo desde abril, aunque no se reflejará en los recibos hasta un mes después, en mayo. Todas las claves del nuevo sistema de medición de la electricidad, en las siguientes líneas.

¿Cómo será la nueva factura eléctrica?

Desde mayo, los usuarios de energía eléctrica ya empezarán a notar las variaciones en la computación de la factura a través del nuevo sistema tarifario. Esta fórmula, en opinión del Ejecutivo, supondrá un ahorro de alrededor del 3% con respecto al anterior modelo, aunque al final todo dependerá de cómo evolucione la cotización del pool de empresas relacionadas con la energía, que es lo que indicará el precio que pagarán los clientes por usar el servicio eléctrico.

El cambio ya será efectivo desde próximo mes de abril, aunque no se reflejará en los recibos hasta un mes después

La puesta en marcha de la nueva factura de la luz supondrá muchas variaciones, tanto en la forma como en el fondo, con respecto a la anterior medición. Si bien en la nueva tarifa los peajes los seguirá regulando el Gobierno como hasta ahora, y los impuestos se mantienen intactos, se implanta un modelo de pago por la generación de energía con criterio de mercado. Es decir, el importe lo fijará en cada momento “el mercado”, que es el conjunto de mayoristas en el que se encuentran productoras y comercializadoras de esta energía. Los inversores en Bolsa tendrán más fácil asimilar este sistema de tarificación, ya que se asemeja a lo que es el mercado de renta variable, en donde van marcando los precios de las acciones que cotizan en ellos, en función de la realidad de su entorno macroeconómico, y en donde hoy pueden valer 2,60 euros, ayer estaban a 2,50 euros. Como consecuencia, este sistema para medir el coste de la electricidad conllevará una mayor volatilidad en el precio del megawatio, y no supondrá ningún importe fijo sino que se dictaminará por las leyes del mercado. De esta forma, los consumidores pagarán la electricidad consumida, no por una tarifa regulada, sino al importe medio del mercado en el periodo de facturación, que casi siempre será diferente, incluso con fuertes oscilaciones en función de las leyes del mercado.

Con este sistema el precio se dictaminará por las leyes del mercado

Aquellos consumidores que dispongan de contador por horas pagarán cada fracción de consumo al precio exacto que marque el mercado en ese preciso momento, como si de una venta en Bolsa se tratase. Pero en el caso de que no tengan el medidor, habrá un cambio fundamental en la operación, ya que entonces se les aplicará el coste medio del mercado durante el periodo de facturación. De esta forma pueden salir beneficiados o perjudicados en función de su cotización, lo que no se puede prever con anticipación.

Seguimiento de los Precios

Al depender el precio de la cotización en los mercados, un aspecto de gran incidencia entre los usuarios de electricidad es cómo poder comprobar exactamente a cuanto está su importe y, por tanto, lo que deberán abonar en su próxima factura. Para satisfacer esta demanda de información, la propia web ministerial publicará todos los días los precios. Así, los usuarios podrán (introduciendo sus datos) obtener el gasto por el periodo facturado, así como la evolución de su factura (día a día), para que no tengan que soportar ninguna sorpresa al final de cada mes. También el operador del mercado eléctrico ofrecerá a los usuarios las cifras a través de su web, donde se reflejarán los costes diarios de la energía negociada, así como otros datos secundarios, como el volumen de contratación, precio horario, etc.



Otros cambios que afectarán al recibo A la vez que se han establecido los cambios en la fijación de los precios de la luz, también hay una variación sustancial en el recibo de esta energía. ¿Cómo afectará a los consumidores?

  • Por un lado, se incrementa la parte fija de la factura, lo que es la potencia contratada.
  • Por otra parte, baja la parte variable de la misma, que es la que depende directamente de su consumo.



Esto, en la práctica, significará que los hogares que menos electricidad consuman sufrirán una mayor alza de la cuota fija, reflejándose en un incremento de la factura; mientras que, por el contrario, quienes más utilicen esta energía notarán que la parte fija se diluirá en su recibo, hasta incluso depararles un mayor ahorro. De esta forma, se prima el mayor consumo en detrimento de los hogares que gastan menos todos los meses, a los que les costará más contener sus desembolsos, a pesar del menor uso que den a esta energía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *